Ricardo Anaya extrañará a Raúl Cervantes

Publicado en La Razón.- Ricardo Anaya suma enemigos; es un líder que amplía cada día su catálogo de medios y personajes que, por razones no claras, lo atacan. Muy seguro anda el queretano de su noble proyecto y en tan alta estima tiene su probabilidad de ser Presidente de México, que se asume blanco de todo ataque, encuesta adversa, información incómoda sobre reveladores patrimonios inmobiliarios.

Ayer Raúl Cervantes, exprocurador general de la República, se marchó aludiendo a fuerzas y personajes políticos que utilizaron su nombre como pretexto para bloquear mejores entramados legales para el país. Mezquindad legislativa que sirvió a una causa específica bajo la figura de no-al-fiscal-carnal.

Anaya hizo de la posibilidad de que el procurador se convirtiera en el primer fiscal nacional causa y propaganda. Sus coristas redactaron machotes explicativos para confrontar, primero a un diario, luego a otros y también espacios de radio y televisión, desvelando una bonanza patrimonial paralela a su trayectoria política, línea simple, efectista: Toda opacidad se debe a su oposición a Cervantes. Ese sambenito se acabó, lo va a extrañar.

En sus tuits finales, tras presentar su renuncia irrevocable al Senado y al Presidente Peña Nieto, Raúl Cervantes descartó aspiración futura alguna. El abogado, amante de autos exóticos, renunció al poder público valorando el daño que la ambición política de Ricardo Anaya logró hacer, con ese panfleto político-legislativo, a un bien superior.

Dique de contención falso pero efectivo gracias a una grada que no mira cómo la iniciativa que impidió el pase automático de Cervantes, o cualquier otro, está en la iniciativa no procesada de Enrique Peña Nieto e impulsada por la bancada del PRI, no del PAN.

Cervantes es una baja colateral, pero su salida allana la caída de una mentira colosal de un desenfrenado Anaya que se mira ya en las puertas de Los Pinos.

Sin procurador, los partidos se quedan sin pretexto para por fin procesar la Fiscalía General y la Anticorrupción, graves y urgentes temas sobre los cuales la estrategia de Ricardo Anaya valoró como rentable, para su causa, bloquearlos en el Congreso y abonar con la inseguridad, la corrupción y las ilegalidades varias su discurso. Mejor eso que apurar la construcción constitucional de normas y comenzar su trayecto y aplicación. Así la balanza entre intereses y tácticas del dueño del frente inmobiliario.

Margarita que no se marchita. Quizá ahora Anaya fusione a El Financiero con El Universal y otros al catálogo de medios, personal mafia en el poder que le mina prestigio y expectativas electorales.

Ayer ambos diarios publicaron encuestas que cuantifican el golpe que la renuncia de Margarita le inflige al próximo candidato de la coalición. Anaya baja y Zavala sube en nuevos careos; coincidencias apuntan a que la determinación del joven demócrata por imponerse tendrá costos mal estimados, desviaciones no previstas, enfadosas y seguramente endosables, pero a Cervantes ya no.