Venezuela multiplica por 37 petición de asilo

venezuelaprotesta

En cuatro años, el número de peticiones de asilo político de venezolanos al gobierno de Estados Unidos se multiplicó por 37, es decir, pasó de 786 en 2013 a más de 29 mil en 2017, según cifras del Servicio de Ciudadanía e Inmigración estadounidense (USCIS, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el USCIS, las solicitudes de protección llegaron a su nivel más alto el año pasado, con 29 mil 250 trámites, el doble de lo registrado en 2016, que cerró en 14 mil 738.

Justo en ese último año, los venezolanos rebasaron a los chinos y se convirtieron en la nacionalidad con más solicitudes dirigidas al gobierno estadounidense.

Los números en perspectiva reflejan con mayor énfasis la necesidad de miles de venezolanos por buscar amparo en la Unión Americana: en 2015, hubo 5 mil 608 peticiones, 2 mil 181 en 2014 y en 2013 apenas 786 personas registradas.

Se trata de un periodo que coincide con el galopante deterioro de la situación económica y política en el gobierno de Nicolás Maduro.

En un comunicado, la organización civil Venezuelan Awareness, con base en Miami, Florida, externó su preocupación por el fenómeno, que asoció con “la grave crisis que atraviesa” el país sudamericano y recomendó a los emigrantes que busquen asesoría acreditada, pues por lo regular las solicitudes de asilo se hacen de manera poco profesional y con mínimas posibilidades de éxito:

“Hay venezolanos que se dejan asesorar por el primer paisano que se encuentran y piensan que aquí es más fácil hacer una solicitud de asilo que sacarse la licencia de conducir”, escribió la ONG.

EU se blinda. Ante esta situación, el gobierno de Donald Trump adoptó una política de restricción de la inmigración y el asilo para contener el masivo movimiento de peticiones venezolanas.

El Departamento de Inmigración anunció el 31 de enero que los nuevos solicitantes serán convocados a una entrevista con un oficial para “disuadirlos de utilizar los retrasos en el procesamiento de casos de asilo con el único fin de obtener autorización de empleo”, ya que, antes, el requisito de entrevista hacía que la cita tardara tres o cuatro años en llegar. Mientras, los postulantes podían permanecer de manera legal en Estados Unidos y recibían un permiso de trabajo.

La norma se impone para todas las nacionalidades, pero el motivo principal es la inmigración masiva de venezolanos.

Fuente: La Razón