Victoria pírrica

Publicado en La Razón.- Ricardo Anaya perdió ganando, echó a Margarita Zavala, se ve candidato de un frente cada día menos ciudadano y más fragmentado. La imaginada estatura electoral de Anaya es consecuencia de la pequeñez de PRD y MC.

La ambición y su convicción de ser el opositor de la unidad política nacional pende de la cola de un venado. Si le aparecen más sorpresas financieras, familiares, patrimoniales, será Rafael Moreno Valle, tercero en discordia, el beneficiado, y en una de ésas, el ganón.

Anaya honra sus motes de canalla y gandalla. Cínico como grillo de cepa, miente de frente, cara dura. A su antecesor lo traicionó y exilió, a sus pares socavó con delegados y estatutos a modo, a la militancia le juró equidad, reglas, democracia y métodos claros; ni las unas, ni lo otro.

En la víspera de la renuncia de Margarita Zavala a 33 años de militancia, Anaya simuló buscar unidad, diálogo, subió a redes un video en el que, sin rubor, pedía lo que negó dos años sistemáticamente. Anaya en modo rock star, chico maravilla maravillado ante el espejo, ídolo político que cree que le creen.

Privilegiando rentas prontas, como interlocutor confiable, Anaya camina al despeñadero. El buen posicionamiento que el PRI, con su asociada y endémica corrupción devolvió a los azules, fue inercia que capitalizó y con retórica, hizo leyenda para consolidar su poder.

La salida de Margarita Zavala es una victoria pírrica para Ricardo Anaya. Ayer, el jefe del frente pidió un último esfuerzo, se dijo abierto sin reservas para dialogar y remató, con la fractura quien gana es el PRI.

Y en ello Ricardo Anaya tiene razón, la ganancia real será para el PRI, para su alianza con los verdes, la fragmentación del voto anti-PRI tiene nuevas opciones.

La candidatura independiente para la Presidencia de Zavala Gómez del Campo altera el escenario, es carta nueva sobre la mesa de la democracia mexicana que se juega su resto el 1 de julio de 2018.

Abogada por la Escuela Libre de Derecho, expanista integrante de su Comisión Permanente, consejera nacional desde 1991, fue directora jurídica y secretaria de promoción política de la mujer, diputada local en la CDMX y diputada federal de la LIX Legislatura, es maestra de derecho a nivel preparatoria.

Margarita Zavala jala reflectores, en entrevista con Joaquín López-Dóriga, la exprimera dama se mostró articulada, en control, empática, estratégica, evitó, y sabe que así deberá ser, mencionar apenas lo indispensable a su marido.

En el FCM de Ricardo Anaya quedan ahora más dudas, menos adversarios, pero más interrogantes, Rafael Moreno Valle y su aliado Luis Castro del Panal serán una columna protagonista.

Ricardo Anaya esculpe su epitafio político mientras deshoja flores, “gánese la nominación, aunque se pierda el partido. Y el poder”.